Humedades en paredes y techos

Es muy importante que todas las estancias de nuestra casa tengan un aspecto brillante, limpio y libre de olores.  De esta forma conseguiremos aumentar la sensación de armonía.

Sin embargo, muchas veces no conseguimos esta sensación por el exceso de humedad que acumulamos en paredes y techos y que da lugar al crecimiento de moho. Esta presencia, provoca  a menudo manchas oscuras difíciles de eliminar.

Además,  a primera vista puede parecer que sólo afecta a la estética de la casa, pero con el paso del tiempo puede llegar a ser un factor desencadenante de una enfermedad. Por eso,  hoy os proponemos un conjunto de soluciones para eliminar la humedad sin necesidad de utilizar productos químicos agresivos.

SAL

La sal es uno de los mejores aliados para eliminar manchas de moho, ya que absorbe fácilmente la humedad y crea una barrera protectora contra el crecimiento de estos microorganismos. Durante años, la sal se ha utilizado como un suplemento para la limpieza de la casa, no sólo porque sirve para desinfectar, sino porque además elimina las manchas difíciles.

Verter un poco de sal en un recipiente  ancho y colocarlo justo en medio de la estancia: conseguirá absorber la humedad y evitar el crecimiento de hongos.

Se recomienda cambiar el recipiente cuándo su color se oscurezca, es una señal de que no es capaz de absorber más humedad.

EL VINAGRE BLANCO

Uno de los mejores productos de limpieza naturales, es el vinagre blanco. Es un excelente producto para eliminar las manchas, hongos y olores. Sus compuestos antifúngicos y antibacterianos actúan directamente sobre los microorganismos que causan la humedad, dejando un ambiente limpio y saludable.

Tenemos que combinar a partes iguales un chorro de vinagre blanco y agua y verter la mezcla en una botella de spray. A continuación, rociamos el producto en las paredes y techos, y dejamos reposar 20 minutos. Después de este tiempo, quitamos las manchas con una esponja o un paño de microfibra húmedo.

BICARBONATO DE SODIO

El bicarbonato de sodio es un agente antibacteriano abrasivo utilizado para limpiar muchas superficies del hogar. La aplicación directa ayuda a absorber la humedad y, a su vez, actúa directamente sobre los hongos que la causan. Tiene propiedades blanqueadoras y desodorantes, que eliminan las manchas y olores.

Humedecer un poco de bicarbonato de sodio con agua o jugo de limón, luego extenderla sobre las manchas. Después de 20 o 30 minutos, enjuague y frote con un cepillo.

CONSEJO FINAL:

Hay que intentar abrir las ventanas y puertas de las casa y de las habitaciones todos los días, ya que la ventilación es clave en la eliminación de la humedad. Si tenéis gran cantidad de humedad o moho en vuestra casa, se recomienda contratar a expertos en esta materia, dado que puede ser perjudicial para la salud.

Equipo Limpiezas Lujambio

¿Te ha gustado el artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp

Deja un comentario